Sweet melodías. Melo-día #14. Swingin’ ruibarbo.

sweet melodias copieSe acerca el final… Hoy sigo con el dulce, ¡y con energía zingara! Siempre me acordaré de mi reencuentro con el ruibarbo el año 2011, en el circuito del Cajón del Azul, en el Bolsón. Llegamos al refugio del cajón, y Atilio, argentino-primo pronunciando las « r » como un francés (de verdad! por su abuela) nos recibe con unos mates y… una huerta maravillosa! Era un poco tarde, pero a pesar de que haya finalizado la temporada, me traje ruibarbo a casa, e hice una tarta. Agarré el tallo rosado y verde como si fuera una bruja, y empecé a volar. Me hundí en los potes de dulces de aquella época, cuando la mezclaba con fresa. Me acordé del olor a quemado del pan tostado, con el humo mantecoso entrando por las narices y las fibras de la mermelada desprendiéndose de la cucharita. Las tonterías que hacía con las hojas del ruibarbo, las orejas ficticias y las risas reales. Hoy, todo esto, lo revivo con ustedes.

Para la masa, usaremos la misma que para la tarta de chocolate, una masa quebrada. Y prepararemos el ruibarbo. Cortamos cuatro tallos en cubos que mezclamos con unas 5 cucharadas soperas de azúcar (se podría intentar con miel, también), y se deja macerar unos 15 minutos. De ahí volamos con nuestra escoba-tallo hacia la crema pastelera. En una ollita, calentamos unos 400 mL de leche con la vaina de vainilla (qué lindo suena) a fuego muy lento. Cuando el liquido este a punto de hervir, apagamos, sacamos la vaina y dejamos enfriar unos minutos.  Luego agregar dos cucharadas de fécula de maíz, disolver bien, y añadir dos huevos y 50g de azúcar. Mezclar como un torbellino, y calentar lentamente hasta que llegue a una consistencia bien espesa. Pero… ¿espesa como? Por ejemplo, como para colocar en el fondo de una tarta. Sacar del fuego y cubrir.

Finalmente, disponer la crema en el fondo, luego el ruibarbo, y unos 15 minutos al horno fuerte! El resultado puede llegar a ser parecido a esta foto. A mi nunca me salio asi porque prefiero no poner crema pastelera, ¡sino mas ruibarbo!

Tarta_Ruibarbo_FoodandCook-2

Foto: Food and Cook

¡Vamos gitaneando entonces! Con los tziganes acompañándonos por los caminos de la vida, los senderos del abecedario ¡y las rutas gastronómicas! Empiezo con la leyenda Django Reinhardt, sigo con el tremendo francés Biréli Lagrène, y termino con Belleruche, agrupación australiano-inglesa radicada en Londres y haciendo un cover de Django. Un cover para, nuevamente, montar su escoba y salir a carcajadas, o simplemente bailar con ella.

Django Reinhardt – Nuages

Biréli Lagrène & Sylvain Luc – Isn’t she lovely

Belleruche – Minor Swing

Bon appétit, y ¡hasta pronto!

 

 

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s