Sweet melodías. Melo-día #12. Sobre garbanzos y raíces.

sweet melodias copie

– ¿Qué tienen en común los garbanzos y las raíces? ¿Lo sienten? ¿O lo huelen?

– Respuesta: la tierra, o mejor dicho, el humus, aunque se escriba de dos maneras distintas.

El hummus, esa pastita de garbanzos riquísima que puede acompañar un rico pan casero o unas verduritas frescas. Y el humus, de donde salimos, nuestras raíces, nuestra identidad, adonde volverán nuestros cuerpos cuando dejen de funcionar. Hoy mezclo los dos. A ver a qué sabe.

Pueden decidir usar garbanzos de lata o secos (la cantidad sera 400g, teniendo como referencia la lata). Los secos requerirán permanecer unas 12 horas en remojo, un enjuague y luego unas 4 horas en agua renovada. Ahora sí, empecemos. Enjuagar bien los garbanzos de lata, los otros ya están listos. En el vaso de la batidora, colocar un puñadito de garbanzos con un chorro de aceite de oliva, unos dientes de ajo (pongo mínimo dos, por supuesto que es a gusto!), sal y pimienta a gusto también, una pizca de comino, y procesar. Añadir el resto de los garbanzos, dos cucharadas de aceite de oliva, dos de agua, una cucharadita mas de comino, y dos o tres cucharadas de tahina, también llamado tahini, o tahin. ¿Pero qué es? Es una crema de sésamo, hecha con las semillas de aquella flor, y sirve también para el Baba Ganush (suena familiar, no?), el shawarma o también los falafel.

Bien, ahora procesar todo hasta llegar a una pasta cremosa, estilo guacamole. Pueden agregar mas aceite o agua según la consistencia requerida, y mas comino si les parece (yo pongo muuucho también). Finalmente, disponer en un bol, y con o sin decoración posterior (con un chorro de aceite, pimentón y perejil), bon appétit! Lo pueden disfrutar con uno de los ricos panes de Binha, o también con zanahorias, coliflores y pepinos crudos.

http://agirsante.typepad.fr/.a/6a00e55030512688340133f3e21a26970b-pi    https://i0.wp.com/s3.amazonaws.com/mumumio-production/medias/22979/original.jpg– Pero… ¿y la música?

– Ah, ¡me olvidé!

Música de raíces, raíces musicales. Sonrisas-lianas, ojos-granos de arena, piel arrugada por el esfuerzo, corroída por el sudor, quemada por el sol. Destinos sueltos y viajes inacabados. Lágrimas azules, como el Mediterráneo. Maldito y bendito mar, dueño de miles, cientos de miles de almas verdes, almas blancas, esperanzadas y escondidas. Dejo primero una canción de la Orquesta Nacional de Barbès, franco-marroqui. El estribillo dice así:

Te he meditado, maldecido y amado… Mediterráneo
Te he meditado, maldecido y amado… mar de mis antepasados
Te he meditado, maldecido y amado… Mediterráneo
Te he meditado, maldecido y amado… mi terreno de verano

Orchestre National de Barbès (ONB) – Méditerranée

Y para terminar, dejo un « Raï ». El raï es una corriente musical argelina, y surgió a principios del siglo XX en Orán, donde nacieron mis padres. La palabra en si quiere decir opinión, y también cuando uno « hace su raï », es que se pone caprichoso, y como dicen en Argentina, hace « que se le cantan los huevos ». Lo interpretan tres famosos del rai franco-argelino, Cheb Khaled, Rachid Taha y Faudel:

1 2 3 soleils – Abdelkader

 

Yo que no soy de echar raíces, necesitaba hablar de ellas en algún momento, ¿no? Y les quería recordar que todavía pueden comprar las postales de Willy y Maga! Ahora sí, ¡bon appétit y buena escucha!

Publicités

Sweet melodías. Melo-día #11. Maridaje, no-casamiento, chocolate y nieve

sweet melodias copie

Habíamos dicho que no se desperdiciaba nada (o casi) en la comida. Con las naranjas y los limones cristalizados previamente, vamos a hacer una tartita. Con masa casera y todo. Con chocolate y copos de amor imposible. Con lirismo y sencillez.

Nada de corazones rotos, hoy será masa quebrada. En un bol ponemos la harina tamizada (150g) y una pizquita de sal, junto con la mantequilla fría (75g), cortada en cubitos – o corazones – y mezclamos con los dedos hasta conseguir una textura tipo arena. Es magia, no les parece? Es lo que me gusta, en cocinar (además de comer, por supuesto). Con harina, hacemos arena. Luego, a este « arenado » añadimos el resto de ingredientes, los 50g de azúcar y el huevo. Lo mezclamos todo, pero sin amasar, justo que quede todo ligado y se pueda hacer una bola. No se tiene que amasar, solo unir, porque como lo verán (y como es el caso muchas veces), ¡la unión hace la fuerza!

Dejar la bolita reposar entre media y una hora completa en la nevera/heladera. De nuevo, bailemos, con el grupo A tempo sonidos reciclados, que nos ofrece tremenda música a partir de instrumentos surgiendo de nuestro cotidiano, como tachos de metal o tubos de PVC:

A tempo sonidos reciclados – Afro

A tempo sonidos reciclados – Electra

Bien, volvamos. Tienen su bolita. Sembrar harina en el plan de trabajo, colocar la bola de masa y aplanar con la mano primero. Para que sea mas fácil colocar la masa en el molde después, se puede poner una hoja de papel manteca debajo, por ejemplo. Entonces, luego de apretar con la mano y hacer un circulo, seguir aplanando usando un rodillo de madera (o una botella de vino) hasta llegar al tamaño requerido. Disponer la masa adentro del molde (y acomodar todo como lo quieren), y colocar otra hoja arriba para después poner garbanzos (o arroz, o lentejas, o lo que se les ocurra). ¿Por qué hacemos eso? Se trata de pre-cocinar la masa, y que ella no se levante mucho, por eso el peso de las legumbres! Dejar en un horno previamente calentado a fuego fuerte unos 5 minutos. Sacar, vaciar el molde y tenemos la masa lista!

https://i2.wp.com/marialunarillos.com/blog/wp-content/uploads/2013/11/como_hacer_masa_quebrada_8.jpg

Foto: http://www.marialunarillos.com

Falta poco para disfrutar del postre! Ahora seguimos con el chocolate: derretir unos 100g (o 200 si les gusta muuucho el chocolate) al baño Maria, con la ayudita de una cucharada de crema de leche (light?) o un poco de agua. Cuando este fundido, agregar una mezcla de : una cucharada mas de crema de leche, una de agua, dos huevos y una cucharada de fécula de maíz. Calentar a fuego muy bajo, hasta sentir que la mezcla toma cuerpo. Cortar entonces el fuego, disponer los cítricos confitados en la masa, bien repartido en toda la superficie para que todos puedan disfrutar, y luego la mezcla de chocolate. Al horno unos treinta minutos, y a saborear!

Me gusta el maridaje del chocolate con las frutas (las rojas, los cítricos, las peras) y me llama la atención la palabra, también. En francés usamos « mariage », que seria la misma palabra que casamiento/unión. Se unen los sabores, se complementan, se combinan para explotar juntos. Se amaran? De amor se trata este tema, del grupo francés Syrano. Monsieur Neige (Señor Nieve), es un muñequito de nieve tímido. Y al acercarse la primavera, tiene que confesar sus sentimientos a su amada, antes de derretirse. Toda la canción juega con el tema del frio/caliente, fuego/hielo y la pasión del amor, esta muy bien escrito y también decidí presentar este grupo en la sección Zaz’uffit, donde podrán encontrar parte de la letra traducida.

Syrano – Monsieur Neige

Bon appétit, y ¡hasta pronto!

 

 

Sweet melodías. Melo-día #10. Camarones, tiroteo, furor y mangos

sweet melodias copie

Ayer he sentido mucha bronca, no sé bien por qué. Cosas personales, cosas profesionales, cosas que no salen aunque uno le pongo mucho empeño. Entonces, ayer era fuego. Era picante, era ají, era cuchillo, era un volcán, lava de las entrañas de la tierra. Por eso pensé en un plato agresivo, fuerte y bien condimentado. Pero poco después me tranquilicé. ¿Para qué ponerse así, si no sirve de nada? El plato de hoy es un comienzo de violencia con un final suave, como ayer: camarones al ají y paprika, con salsa de mangos.

Primero, como siempre: picar ajo y cebolla, y rehogar todo vigorosamente en una mezcla de aceite y manteca, con los ceños fruncidos. Pasar el enojo de la mente a la sartén. Si tienen caldo de pescado (hecho con las cabezas de camarones por ejemplo, o de alguna vez anterior), usarlo para desglasar en contenido de la sartén. Si no, puede ser salsa de pescado (los asiáticos siempre tienen) u otra cosa como un caldo de verduras! Fuera del fuego, añadir un poco de jengibre (fresco y rallado mejor, o en polvo si el lo que hay), salsa de aji (o la cantidad de ají en polvo o fresco que quieran), paprika y el jugo de una lima. Yo usaría Merkén, un condimento basado en ají ahumado (es mapuche, se consume mucho en el sur de Chile). Y al final, agregar un vasito de vino blanco y dos mangos cortados en cubitos. Volver a calentar hasta ebullición y luego mantener a fuego mínimo hasta llegar a una salsa reducida (debería durar unos 10 o 20 minutos).

En otra sartén, saltear los camarones en un poco de manteca (y le pueden colocar Merkén). Servir los camarones en el plato y cubrir de salsa. Acompañar con arroz, por supuesto (buen arroz integral, yamaní, o blanco, no hay discriminación aquí)!

Pues bien. Tenemos camarones, furor, mangos… ¿pero el tiroteo? Ahí va, con este tema de una leyenda del hip hop, el grupo The Roots. El titulo lo dice todo, « las armas están sacadas »:

The Roots – Guns are drawn

Como luego me calmé, decidí suavizar con otra canción de la banda, donde está acompañada por la bella voz de Erykah Badu (mi futura esposa):

The Roots – You got me

Bon appétit, y ¡hasta pronto!

 

 

Sweet melodías. Melo-día #9. Viento confitado y semillas de percusión

sweet melodias copie

No se desperdicia la comida. Bajo ningún concepto. Educación racional, conciencia que hay gente padeciendo hambre, se mezclan hoy con la diversión y los colores. Ayer preparé guacamole, y me sobraban limones. También hice una ensalada de frutas, y por ende, tenía cascaras de naranjas. Listo, a confitar, o cristalizar, como también se dice.

La receta de hoy es súper sencilla, pero lleva tiempo. Limpiar bien las cascaras, sobre todo el limón. Por qué es tan importante limpiarlas bien? Porque van a cambiar de vida, en su proceso de reencarnación serán otra cosa. Quitar eventualmente la pulpa y dejar en agua hirviendo unos minutitos. Luego, sacar del agua caliente, secar y cortar las cascaras en tiritas. En la misma olla, preparar una mezcla de agua fría con azúcar (común, orgánica, negra, rubia). La idea es disolver la cantidad máxima de azúcar en la mínima de agua, ¡pues hagan trabajar sus muñecas! Un tip: en proporción, 300g de azúcar por 300mL de agua está perfecto. Y lo ideal, es que las cascaras estén bien sumergidas en el baño dulce, se van de viaje por el fondo marino de la cocina, tienen que hundirse.

Empezar a calentar la mezcla fría hasta que aparezcan las primeras burbujas, susurrando: « agrega las cascaritas, ya »! Hundir las tiras de naranja o limón, o mandarina, o lo que quieran, y mantener el fuego a mediano. Y siempre revolver, es importante. En este proceso de reencarnación, tiene que moverse todo. Esto durará unos 30 minutos, y luego apagar el fuego, dejar enfriar un momento y finalmente, colocar en una placa, con hoja de aluminio, o papel manteca, o algo para dejar secar. ¡Listo, tienen su fruta confitada! DSC04938

Mientras olía con placer a los cítricos propagarse en toda la cocina, miraba por la ventana y escuchaba el viento. Sopló mucho hoy, hasta se cortó la luz unas horas. Aproveché para leer un poco, tomando un té caliente, tranquilo. Y vino a mi mente esta canción del grupo Elemí, de Buenos Aires. Según la mitología Yoruba, Elemí es el soplo del viento, el aliento de vida, la manifestación de Dios a través de la energía vital. Les dejo la canción y una parte de la letra:

El viento no es solo aire de este mundo en movimiento
Si una flor marchita y se hace semilla
Adonde iría sin viento
Elemí
Fuente de vida que como un trueno retumba
Lleva muy lejos la semilla de la rumba
Para que nazcan otras flores
Con el perfume del tambor

Elemí – Elemí

 Bon appétit y hasta pronto! Y no se olviden del Sweet World de Magali, ¡gracias por su apoyo!

 

 

 

 

Sweet… compañeras (2)

Hace unos días, empecé un desafió regido por las dinámicas creativas, para ayudar a mi profesora/compañera Magali en su difícil tarea de recolectar dinero para seguir viajando, vendiendo y distribuyendo arte en forma de postales hermosas y textos no menos preciosos. Y además de escribir, también he leído a gran parte de las contribuciones de otras escritoras. Hoy quería presentarlas, y siguiendo un poco esta dinámica de las cosas dulces, ¡Sweet Compañeras asocia cada blog a una comida (pero sin receta) y una canción!

Chicas, espero no se ofendan, no es para nada el propósito de la nota! Además, solo me basé en las sweet contribuciones para hacerme una idea 🙂 Y sigue la segunda parte!

Ayelen (blog) publica fotos, lo que es súper original. Todo lleva como a un despertar, una búsqueda de camino, de cruces, un viaje interior. Como esta canción del Hypnotic Brass Ensemble, que va creciendo en distintas etapas, soltando pensamientos y despertando conciencias. Y lo disfrutaría con un buen arroz cantones, sus arvejas y sus huevos revueltos, tomando un rico té blanco.

Solo leí tres notas del blog de Natalia (aquí), pero… qué intenso, ¡qué impresión tan fuerte que fue! Su desafío, Sweet Home, es el « más abismal y brillante que le toca asumir a esta nómade que me mira desde adentro – es frenar y habitar mi hogar. Es conectar con el placer del trayecto, del no-lugar , que es a la vez todos – los- lugares – del – mundo. » Y con ella, voy desacelerando también, escuchando Shawn Lee y su orquesta Ping Pong, un genio de la música instrumental, y saboreando un helado casero de limón con albahaca, recorrimos calles y no-calles estrechas y húmedas:

Sol (blog). Ah, Sol… Nos conocimos como compañeros del taller Norte de Papel y luego compartimos mucha música, muchas películas gracias al grupo que ha armado ella, poemas, notas… También nos pudimos conocer « en la vida real » hace poco, y me explicó parte de su desafío nuevo: pronto dejará su trabajo y viajará, y seguirá escribiendo poesía, escribirá mucho mas. Los invito a seguir a « Sol la cursi » en su desafío Sweet is my middle name. Y para ello, yo voy a consumir… un dulce, por supuesto. Un dulce de fresas con menta, un cariño fresco, un beso/viento que pega en la mejilla, se va, vuelve a posarse en otra parte del cuerpo como una mariposa. Y escucharé esta versión de « I will follow you into the dark » de Dead Cab for Cutie, extraída de un concierto en 2012 con la tremenda orquesta de Magic Malik, un flautista francés nacido en Costa de Marfil.

Con Elita (blog), viajamos a Inglaterra donde ella decide contarnos su « fiebre viajera en 16 capítulos« . Se esfuma la cera del museo Madame Tussaud, escalamos Big Ben sin red o ningún tipo de seguro, y saltamos al río Thames, con un traje impermeable hecho de palabras y sensaciones. Al salir, nos secamos a la orilla, y comemos un buen curry picante y calentito de los miles de inmigrantes hindúes presentes en la ciudad, y tomamos un té negro bien fuerte, para volver a colocar a los huesos, las venas, y los recuerdos, todo, en su lugar. Y de la bruma sale un portal interdimensional, que nos lleva del Reino Unido, al Reino de Doom, reino azul y de vapor, en vivo por favor.

Virginia (blog) escribe hace mucho y ademas, tiene un blog de viaje tremendo, donde cuenta su vida por la rutas del mundo. El desafío Sweet Liberation de « Vir » es « el momento de “despojarme” de eso que me pesa, quitármelo de encima, dejarlo a un costado y empezar a andar más liviana… ¿más libre? » Con Virginia vamos a tratar todos de sentirnos mas livianos, comiendo un mus-nube de maracuyá nos crecen alas, y escuchando House Fire Bird, donde la flauta (la misma de Magic Malik) nos hace volar como un pájaro de fuego hacia una casa leve, una casa de globos:

Y queda la culpable de todo esto, para el final. Magali, profesora-compañera-complice en los talleres de caminomundos, las notas de otros mundos, los correos, la música… Desde los primeros cursos hasta ahora, ha pasado tiempo, han brotado muchas cosas y han evolucionado otras. Su desafío es el sweet world, que ya expliqué en mi primera nota al respecto: tratar de poder viajar con Willy y Chango en un auto por el mundo (o el continente). Para ello, venden postales preciosas. Mientras espero algunas por mi casilla de correo, a Maga le voy a dedicar no una comida, sino un menú, porque las leyendas checas dicen que la muchacha no come, ¡traga y engulle todo como un agujero negro! Pues de entrada, empezaremos con una ensalada de endivias con nueces y queso roquefort; de plato principal, un gratino de papas a la Magali: capas de papas con cebolla viajera, manteca loca, y crema de estrellas (sal de la vida y pimienta aventurera a gusto), acompañado por una hamburguesa cósmica: carne cabalgando, tomates de la huerta cuidada y lechuga filosófica, verde de pensar todo el tiempo. Y de postre… ¡una ensalada de fruta inversa! Con naranjas azules, kiwis rojos, bananas naranjas y manzanas negras, salpicada de canela.

Y la canción… será un tema como la escritura de la señorita: un flujo constante, brotes de vida palabrística y avalancha de vacío. Tiene que ser Fela Kuti y su « Water get no enemy »: el agua arrasa con todo, como la poesía de la vida.

¡Ojalá puedan visitar todos estos blogs! Tomarse el tiempo de leerlos es una verdadera inversión, una inspiración, un placer!

Sweet… compañeras (1)

Hace unos días, empecé un desafió regido por las dinámicas creativas, para ayudar a mi profesora/compañera Magali en su difícil tarea de recolectar dinero para seguir viajando, vendiendo y distribuyendo arte en forma de postales hermosas y textos no menos preciosos. Y además de escribir, también he leído a gran parte de las contribuciones de otras escritoras. Hoy quería presentarlas, y siguiendo un poco esta dinámica de las cosas dulces, ¡Sweet Compañeras asocia cada blog a una comida (pero sin receta) y una canción!

Chicas, espero no se ofendan, no es para nada el propósito de la nota! Además, solo me basé en las sweet contribuciones para hacerme una idea 🙂

Empiezo con la que esta directamente relacionada con mi tema, la comida. Binha es gallega/vegetariana y su novio argentino/carnívoro. « ¿Cómo conviven gastronomicamente una gallega cuasi vegetariana y un argentino que lleva en los genes el amor por la carne? » Para mi, Binha (o su blog, Sweet looking for me) es un pan de centeno y salvado con semillas de girasol, lino y sésamo, acompañado de miel y como bebida, un lassi de mango con pimienta y pistacho. Y como canción, elegí una que me mandó una amiga hace muy poco, luego de leer mi desafío y diciéndome que tal vez me podría inspirar. ¡Y es verdad! La canción asociado es « los sabores del porro » de Toto la Momposina. Ojo, quiero aclarar que el porro es una música folclórica caribeña colombiana, muy similar a la cumbia con la diferencia que tiene mas vientos (clarinete sobre todo).

Binha (blog) – Toto La Momposina – Los sabores del porro

Maricel (blog) tiene 16 dias para viajar a Japon. “Sweet Polaroid” 16 días para darle a vida a un proyecto, para elegir rutas, hacer presupuestos, buscar auspicios, poner fechas y revisar todo lo que necesito para comenzar. 16 días para escribir sobre el proceso y sus mundos paralelos. Maricel es un samurái de la escritura, su katana/pluma me lleva a través de los recuerdos de mi infancia y adolescencia, los mangas y el idioma japonés que traté de aprender (y algo aprendí), las películas modernas de Takeshi Kitano y las antiguas de Yasujiro Ozu. Sweet Polaroid, es una porción de ramen bien caliente, ¡mirando Yojimbo (el guardaespaldas) de Kurosawa! Y es el shakuhachi, la flauta tradicional de bambú:

Angie (blog) es una explosión en la pantalla de la computadora, es la versión femenina de Zeus, dios del rayo y del trueno. No la conozco, pero diría que es un « aparato » como suelen hacerlo los argentinos, en el buen sentido. Su desafio se llama “the bitter-sweet pursuit” « porque lo que estoy buscando probablemente traiga sensaciones amargas por momentos, pero de lograrlo va a ser algo lindo. De todo siempre se aprende. […] Básicamente, necesito un trabajo, pero más que nada, tengo que terminar de encontrarme. » Acaba de pasar algo gracioso mientras buscaba presentar a Titín: navego en su blog y en su descripción, aparece una hamburguesa, y juuuusto pensaba asociar Angie a… ¡una mega hamburguesa con guacamole, ají bien picante, cebolla de verdeo y tomate!

Y como canción, no dudé ni cinco segundos: Ronde de nuit, de la Mano Negra.

Laura (blog) es una viajera… ¡tremendamente experimentada! Su sección de presentación es asombrosa. Sweet movement: sala de embarque tiene por objetivo de « precalentar las alas, tomar carrera y despegar. Un desafío de letras, ríos de pensamientos y cosquillas en los pies.  Un diario de viajes interiores.« 

« Hoy hay que dejarse de joder con todas las cosas que hay que hacer y hay que sumergirse de cabeza en un mapa y empezar a viajar desde ahora, desde acá, a armar la mochila y empezar a soñar que ya queda poco. Hay que relajar. Matar a los hay que de un solo olvido rápido, eficaz como un soplo, zácate pum. » Es un blog liviano, por ende, Laura y Juan son un salteado de verduras en salsa de soja, con fideos de arroz. Una comida-nube. Y por supuesto, una canción globo, como es Del camino lo que vi, del dúo Karma:

¡Ojalá puedan visitar todos estos blogs! Tomarse el tiempo de leerlos es una verdadera inversión, una inspiración, un placer! Pronto vuelvo con la segunda parte, ¡todavía hay mas escritoras!

Sweet melodías. Melo-día #8. Berenjenas estrepitosas balcánicas.

sweet melodias copie

Baba Ganush. Parece el nombre de una divinidad. O por lo menos, tiene una forma imponente, un trueno macizo, una avalancha pronunciada con voz grave o unos ceños fruncidos. Y también es marrón, o naranja oscuro. Todo esto, es Baba Ganush. Y Baba Ganush es un plato tradicional mediterráneo, árabe, israelí, un poco semita, y que invita. A viajar, a comer, a saborear, a vivir. Pero la receta de hoy no va a ser la del Baba Ganush, será una leve modificación. A pesar de conocer un poco la zona (mediterránea), escuché y vi lo que era el Baba Ganush por primera vez aquí en Argentina. Hoy vamos a hacer un puré de berenjenas, o mejor dicho dos, con dos variantes distintas.

Vamos a necesitar cuatro berenjenas. Tres irán al horno, y una sera « quemada » en una hornalla de su cocina (hornilla en un español menos rioplatense). ¿Por qué? Porque Baba Ganush también es nombre de bruja, de nariz aquilina y de escoba multicolor voladora. Y las brujas, ¡hay que quemarlas! No, en realidad, porque esta operación le va a dar el sabor más importante, este quemadito tan rico que volverá su caviar de berenjena irresistible. Como cuando era chico, que me gustaba encender trozos de papel, cerillas (fósforos), raspar las cosas quemadas, o mancharme de negro-carbón los dedos-piedras. Se recomienda pinchar las verduras, para que puedan respirar y no exploten! Vigilenlas bien, y no se olviden de darles vuelta de vez en cuando, sobre todo la que esta en el fuego.

Cuando estén todas cocinadas, sacarlas y dejar que se enfríen. El tiempo estimado es aproximadamente… lo que quieran, y hoy de nuevo, lo aprovecharemos para bailar. Si bien Bulgaria no es un país mediterráneo o semita, tiene mucha berenjena en su comida tradicional. Por ende, a bailar con los Balkan Beat Box, estos neoyorquinos/israelís/mediterráneos que hacen música balcánica y oriental, gipsy-punk o electrónica (como odio las etiquetas, sobre todo en la música, por favor):

Balkan Beat Box – Bulgarian Chicks

Bien, ahora desnudar las berenjenas con cuidado y delicadeza. En un recipiente de procesadora, colocar dientes de ajo (yo pongo tres mínimo!) y un poco de aceite de oliva, y vrrrzzzzzkkkrrrmmm (sí, también soy doblador de aparatos electrodomésticos). Aquí es donde nos separamos: ahora se agregan las berenjenas y:

– albahaca fresca (previamente lavada y secada), sal y pimienta

o por otro lado

– limón, comino y un yogur natural

Colocar dos cucharadas de aceite de oliva (o mas), y batir, batir y batir! Otro tip: a mí me gusta dejar un poco, (pero solo un poco) de piel de la berenjena quemada en la mezcla procesada, por la textura, el color y el sabor.

Bon appétit! Ah, y uno mas para seguir bailando llevado por el viento de los vientos!

Balkan Beat Box – Cha Cha